Las aventuras de la mujer Pájaro IX: ÉRASE UNA VEZ UN REINO

El espectro apareció de nuevo ante ella, y la mujer Pájaro pudo sentir como su realidad volvía. Era una sensación extraordinaria poder sentirse como un ser completo de nuevo.

-Y ahora, Pájaro, cuéntame los cuentos de la nada.

Ella empezó entonces a hablar.

-Cuando creía que ya no pasaría la prueba sentí que la nada me hablaba. Ella me contó una historia, una muy pequeña que pasó hace mucho, mucho tiempo. Me dijo esto:

“Había una vez un reino muy lejano, separado del resto del mundo por grandes montañas llenas de nieve. Aquel era un reino feliz, el curioso lugar en el que se encontraba hacía que en sus valles crecieran las más extrañas plantas, en sus bosques vivieran los animales más misteriosos. Sus habitantes podían encontrar allí todo lo que necesitaban para vivir, y a pesar de no ser un reino muy grande, siempre había algo nuevo que aprender. Los habitantes del reino amaban descubrir cosas nuevas, muchos de ellos eran científicos, artistas, arquitectos, inventores… todos esperando crear algo nunca visto.

Un buen día un hombre llegó al reino, aquello no era muy común allí, pues las escarpadas montañas que había que escalar y los peligrosos parajes que había que cruzar solían disuadir a los posibles visitantes. Todo el pueblo se acercó a la plaza para ver al recién llegado, se le ofrecieron viandas y un lugar para descansar, todo el pueblo quería hablar con él, todo el mundo quería escuchar su historia.

Entonces el hombre fue llevado a la corte para ser presentado ante el rey. El rey le habló así:

-Bienvenido forastero, no son comunes las visitas a nuestro reino pues el camino hasta aquí es arduo y peligroso. Ha de ser usted entonces alguien de una gran valentía y voluntad. Permítame que le pregunte, ¿Qué le ha traído hasta aquí?

-Su majestad, he recorrido los confines más recónditos del mundo en busca de una verdad que nadie parece conocer. Hace tiempo viajaba por algunos pueblos cercanos a este y oí hablar de un lugar oculto por las montañas, habitado por las gentes más sabias… Pensé que en un lugar como este encontraría lo que estaba buscando.

-Y dígame forastero, ¿Cuál es esa pregunta que nadie ha podido responderte?

– Lo que he buscado sin descanso por el mundo entero es la fuerza más poderosa del universo.

El rey le miró sorprendido, y el forastero continuó.

-En mis viajes la gente me ha mostrado todo tipo de artefactos, algunos me mostraban armas de gran calibre, capaces de crear la mayor destrucción; los poetas hablaban del amor y de la muerte, del nacimiento; los filósofos hablaron de la inteligencia, del conocimiento; hubo científicos que dijeron que la fuerza más poderosa era la de la gravedad, otros hablaron de la electricidad; algunos me mostraban los inventos más curiosos, capaces de realizar miles de tareas, pero nadie ha sabido hasta ahora darme una respuesta que logre convencerme.

-Bien, -dijo el rey- te ayudaremos en tu búsqueda de la verdad. Haremos un comunicado y cada uno de los habitantes de mi reino te dará su respuesta, y ofreceré una recompensa al que logre encontrar la fuerza más poderosa del universo.

Y así se hizo, a la mañana siguiente todo el reino hacía cola frente a las puertas del castillo. Durante horas las gentes presentaron sus ideas al forastero, que nunca parecía estar contento con la respuesta, siempre lograba refutar los argumentos que le daban con otros que indicaban lo contrario. Al atardecer ya no quedaba nada nuevo que decir.

-Siento que tampoco aquí hayas encontrado la verdad que buscas forastero. Es posible que nunca llegues a responderte a esa pregunta, pero permíteme pedirte que a pesar de todo nunca dejes de perseguir la respuesta. El conocimiento es un ave escurridiza, que solo se muestra ante aquellos que no desisten en la maravillosa tarea de aprender. Y no olvides nunca el camino recorrido, y todos los prodigios que has podido conocer gracias a él.

Dijo el rey al forastero, este asintió con la cabeza, sintiéndose desilusionado, pero feliz, sabedor de que el rey tenía razón en sus palabras. Ya estaba a punto de cruzar la puerta para marcharse cuando alguien le interrumpió. Una niña se acercó a él y tiró de su camisa para llamar su atención. La pequeña estaba muy delgada, sus cabellos eran negros como el ala de un cuervo y sus ojos eran grandes y redondos, muy abiertos, como si quisieran verlo todo. La niña le entregó al forastero una hoja en blanco.

-¿Qué es esto pequeña?

Preguntó él intrigado por la niña.

-Es la respuesta a la pregunta que hiciste.

-¿Una hoja en blanco es la respuesta?

La niña asintió con la cabeza.

-Es que en la hoja no hay nada, así que puedes llenarla con lo que quieras.

Una sonrisa afloró en los labios del forastero al comprender que al fin había encontrado la respuesta que durante tantos años había perseguido.

-La nada es la fuerza más poderosa del universo, porque en la nada todo puede pasar y porque de la nada creamos los más maravillosos inventos. No sabemos nada antes de poder aprender algo, y muchas veces las cosas que estudiamos no sirven para nada, hasta que un buen día de la nada entendemos que pueden darnos la clave para resolver lo irresoluble.

El forastero estaba tan agradecido por la respuesta que nunca llegó a abandonar el reino, se quedó para seguir aprendiendo de las maravillas que la imaginación podía arrancar a la nada.

Muchos años después el rey murió sin descendencia y la niña, que ya era una mujer, fue coronada reina en honor a la sabiduría que había seguido demostrando a lo largo de su vida.”

La mujer Pájaro terminó su relato y el vacío desapareció, o mejor dicho el laberinto volvió a aparecer.

-Has pasado la prueba exploradora Pájaro, has sabido escuchar la verdad en la adversidad y comprender que somos nosotros quienes creamos la realidad que nos rodea a partir de nada. Ahora estás preparada para continuar con tu aventura.

La mujer Pájaro sonrió con orgullo y una gran emoción se apoderó de ella.

¿Qué nuevas aventuras la esperaban en el laberinto?

era se una vez un reino

*Historia inspirada por las maravillosas clases del profesor Ignacio Sols Lucía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s