Las aventuras de la mujer pájaro V: UN CAMINO IMPOSIBLE

La mujer pájaro estaba absorta en el relato del maestro Roble, pero aun no conseguía comprender como aquello demostraba que no existía una puerta principal o un camino universal.

-Veo en tu rostro que no termina de convencerte la historia.

-La historia me convence, pero no logro ver la relación con la pregunta de la existencia de un camino universal.

-Como sabes, el laberinto nos muestra los secretos del universo, pero si lo hiciera de forma clara cualquiera podría desvelarlos. Nuestro trabajo como chamanes es la exploración, la creación de mapas y la extracción de la verdadera sabiduría de ellos. Después, esa sabiduría interpretada es la que ha de ser comunicada a la aldea para que se saque provecho de ella.

-Sí, todo eso lo sé.

-Bien, pues es que de este episodio que vivió nuestro chamán puede extraerse la conclusión de que no existe un camino principal.

Los ojos de la mujer pájaro brillaban más que nunca, ávidos por conocer el secreto que se escondía tras aquella peculiar escena en el laberinto. Sus manos se posaban abiertas sobre la mesa con fuerza y su cuerpo estaba algo inclinado hacia delante. Algo en su postura recordaba a las aves rapaces cuando avistan a su presa, tal era la emoción que sacudía el corazón de la mujer pájaro.

-Esta pequeña paradoja fue el golpe que tuvo que recibir nuestro explorador para darse cuenta de que era imposible que un camino contuviese todas las verdades del universo. Aquellos dos hombres que peleaban entre sí por un libro habían encontrado algo que no podían saber si era cierto o falso, ¡Podía ser ambas cosas a la vez!

Podía verse la desilusión reflejada en el rostro de la mujer pájaro.

-Todo el mundo quedó muy conmocionado el día que entendimos esto, él mismo era un gran seguidor de la teoría del camino universal, de los que más duramente trabajó en ella, incluso llegó a considerar el suicidio tras esto.

-¿Y lo hizo?

-¿El qué?

-Suicidarse.

-¡Por supuesto que no! No digas barbaridades. Aunque sí que perdió mucha de la fe que tenía en la belleza del laberinto, se volvió así un poquito más escéptico, solía decir “La felicidad no es, sin embrago, una verdadera felicidad porque deba llegar a un fin, al igual que no pierden su valor el pensamiento y el amor porque no sean eternos… Aun cuando las ventanas abiertas de la razón nos hagan al principio temblar de frío después del acogedor calor del abrigo de los mitos tradicionales de los humanos, al final el aire fresco nos vigoriza y los grandes espacios tienen su propio esplendor”1.

La mujer pájaro miraba fascinada al maestro Roble, había algo misterioso y a la vez sorprendente en aquella paradoja, ésta estimulaba un rincón de su mente que no conocía aún. Aquellas palabras, aquel inconveniente resultado que tiraba por tierra su mayor anhelo era a la vez un reto presentado en forma de juego, tan simple e interesante como molesto.

-De todos modos ese no es el final de la aventura.

-¿A no?

-Claro que no, estamos de acuerdo en que eso no responde por sí solo a la pregunta, solo nos hace cuestionárnosla, dime pájaro, ¿podríamos llegar a plantearnos caminos que se contuvieran a sí mismos?

-¿Eso no tiene mucho sentido no?

-No parece tenerlo no, y es así, asumiendo que un camino no puede contenerse a sí mismo que llegamos a la conclusión de que no hay uno que pueda contenerlos a todos.

-El argumento es similar, ¿no es así?

-Sí, es similar, pero no debemos desilusionarnos con esto, ni dejar de fascinarnos por la complejidad del laberinto, por el misterio que los dioses nos permiten mantener. Piensa en la infinitud de secretos que aún nos quedan por descubrir y alégrate porque así sea.

-Tiene razón, aún hay muchas aventuras que vivir para nosotros los chamanes. Y aunque no sea realmente una puerta principal, creo que ya sé que es lo que quiero explorar primero.

un camino imposible

  1. Bertrand Russel; Egner y Denonn, Basic Writings, pág. 370.
Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s